Escribir nunca es un error

Sara Levesque

 

Existe un lugar donde se suicidan los miedos y la paz es tangible: en la rosa blanca de Carolina Coronado.

Existe un lugar donde se conserva la magia del valor estilístico: en los miles de versos de Azorín.

Existe un lugar donde las letras rebeldes son un estilo natural de vida: dejándose abrazar por un cuento sacroprofano de Emilia Pardo Bazán.

Existe un lugar donde se hace camino al escribir: junto a los pasos de Antonio Machado.

Existe un lugar donde te puedes hundir en lo infinito y no desaparecer: en la sombra del humo de Miguel de Unamuno.

Existe un lugar donde siempre serás bienvenido: en cualquiera de los viajes de Ciro Bayo.

Existe un lugar donde jamás se seca la tinta de un bolígrafo: en el Corazón de un verdadero artista.

 

Dormid, queridos escritores. Descansad de vuestras voluntarias batallas. Desenvainásteis el bolígrafo y luchásteis con valor hasta escribir la última gota de sudor. Nosotros, herederos de vuestra generación, continuaremos peleando sin violencia ni pudor por lograr que romances y versos sigan vivos, navegando ojo avizor sin perder de vista el inmortal amor a las letras, aunque nos muramos de terror.

Dormid, queridos escritores. Vuestro sueño ya está en flor. El silencio del tiempo no os salpicará con su dolor mientras quede en pie un lapicero capaz de tatuarle color a cada anhelo y temor.

Lográrais el objetivo marcado o no, lo que expresasteis nunca fue un error

Generación del98: el quiebro de una época

10,00 €Precio

    © 2019 Marina Díez

    • Página de facebook
    • Canal de youtube
    • @mariposaediciones